El estigma que rodea al suicidio es aún mayor cuando se da a conocer que la víctima contaba con una historia personal marcada por la violencia de género. Con motivo de despejar mitos y generar un espacio de conversación sobre esta delicada temática, la Red Comunal por la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres junto a la Municipalidad de Concepción organizaron la jornada “Estrategias de Prevención del Suicidio en Contexto de Violencia de Género” durante el pasado mes de agosto.

En el marco de este evento, la psicóloga de MirAndes Angely Mellado presentó su ponencia “Suicidio por razones de género y políticas públicas”, que busca crear consciencia sobre la importancia de las medidas gubernamentales a la hora de prevenir y manejar los factores de riesgo suicida en las mujeres víctimas de violencia.

Los pensamientos suicidas, en general, comienzan a aparecer producto de una suma de vivencias estresantes en la vida de un individuo. En el caso de las mujeres, Mellado explica como la violencia de género incrementa el riesgo estas tendencias. “Cuando una mujer vive una relación de violencia tiende a sufrir este tipo de acontecimientos, alejándose de sus redes más cercanas y vivenciando el problema de forma solitaria”, dice.

La profesional también apunta a las presiones tradicionales hacia el género femenino. “A esto se suma la sobrecarga de roles impuestos por la sociedad, en donde la mujer debe rendir de buena forma ya que en caso contrario es criticada por la misma comunidad”, asegura.

Frente a una situación como esta, para la psicóloga la solución se inicia con la prevención. “Debemos estar abiertos a una escucha empática para estar atentos a señales, sin prejuicios ni presiones, prestando atención y demostrando interés a lo que nos dice la persona, validando su sentir y generando un espacio seguro donde la persona se sienta entendida y contenida”, asegura.

Políticas contra la violencia

El empoderamiento integral de la mujer en todas las áreas de su vida también surge como una acción necesaria para enfrentar esta problemática, que de a poco se ha convertido en prioridad para los gobiernos. “La violencia de género, si bien ha existido desde tiempos remotos, recién ahora se está exponiendo con la gravedad que corresponde, tomando diversas medidas desde las políticas públicas y generando espacios para trabajar con las personas”, explica Mellado.

A propósito del evento, que generó un espacio de información y concientización abierto a la comunidad, Mellado profundiza respecto al papel que juegan los profesionales de Salud Mental a la hora de trabajar esta compleja realidad. “Como especialistas es nuestra responsabilidad hablar sobre estas problemáticas que van surgiendo frente a nuevas necesidades y sólo en instancias como estas podemos dar cuenta de la importancia del tema, ya que si no se hace se tiende a invisibilizar”, afirma.