Las enfermedades de Salud Mental son más habituales de lo que parece. Precisamente, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 4 personas tiene o tendrá un problema de Salud Mental a lo largo de su vida.

Sin embargo, pese a tratarse de un tema cotidiano y que puede afectar a cualquiera, sin distinción de edad, género o condición socioeconómica, sigue asociándose a un estigma o tabú.

“La vergüenza o el miedo a reconocer que se tiene un trastorno de Salud Mental, muchas veces incide negativamente en el acceso a un tratamiento oportuno. Vale decir, se posterga la calidad de vida por culpa del estigma social”, explica el Dr. Cristian Valdés, Psiquiatra y Director Médico de MirAndes Rancagua.

No obstante, quienes sí se han atrevido a dar el paso y cuidar su Salud Mental saben del impacto que ello ha tenido en sus vidas, permitiéndoles recuperar su bienestar.

Testimonio en primera persona

Rosa Pinto se atrevió a dar ese gran paso y comenzó un tratamiento de Salud Mental en el Hospital de Día MirAndes, centro que desde el enfoque de psicología comunitaria, propone un proceso terapéutico con sello en los derechos humanos.

“Al principio, uno llega con susto, con miedo, pero ya van pasando los días y uno se va dando cuenta que el equipo es profesional. Te prestan ayuda, te escuchan, se dan el tiempo de escuchar y entender… Ahora cuando veo a gente que se siente mal, así como yo estuve, les digo que traten de venir y comenzar un tratamiento, porque a uno le prestan muchas herramientas para poder salir adelante cuando uno está con este tipo de problemas”, relata Rosa Pinto sobre la importancia del proceso terapéutico del que fue parte.

Por su parte, Cristina Morales, destaca que tratar su Salud Mental ha sido fundamental para su bienestar. Para ella, el acceder a tratamiento terapéutico en MirAndes fue clave. “Encontré la vida nuevamente, encontré el sentido de vivir, encontré el sentido, la energía. Encontré las ganas de vivir”, subraya.

Asimismo, Paola Vergara reconoce que atreverse a cuidar su Salud Mental le permitió mejorar su vida. “Encontré el apoyo que necesitaba, encontré lo que me podía ayudar en mi estado. Fue una de las mejores experiencias que he tenido”, relata sobre su paso por el mismo centro rancagüino.

En tanto, para Eduardo Llanos, como padre de un joven con una enfermedad de Salud Mental, no hay dudas sobre la importancia de un buen tratamiento. “No esperé que hubiera una atención tan familiar y acogedora, en términos de enfrentar la patología de mi hijo y que se haya rehabilitado tan prontamente… MirAndes fue un apoyo fundamental para nosotros como familia”, reconoce sobre la importancia de acceder a un buen tratamiento de Salud Mental.

MirAndes en un centro de Salud Mental que desde el enfoque comunitario y de derechos humanos, ofrece acompañamiento terapéutico a través de dos tipos de dispositivos: Hospital de Día y Rehabilitación psicosocial. El centro atiende diversas patologías de Salud Mental, incluyendo enfermedades GES como Depresión Mayor, Trastorno Afectivo Bipolar y Esquizofrenia.

Con más de 2 años en Rancagua, MirAndes está ubicado en pleno centro de la ciudad, en Libertador Bernardo O’Higgins 420.