Hoy 19 de abril es el Día Mundial de la Bicicleta y nos parece una excelente excusa para hablar sobre los beneficios que este medio de transporte aporta en la Salud Mental y el Bienestar de sus usuarios.

Y es que andar en bicicleta puede evitar la aparición de enfermedades graves como ataques al corazón, algunos tipos de cáncer, diabetes, obesidad y artritis.

Si aún no estás tan convencido de sumarte al boom del ciclismo y hacer de esta práctica algo habitual, te ofrecemos tres razones por las que tu bicicleta puede ser la mejor amiga de tu Salud Mental y tu Bienestar emocional.

Mayor integridad y densidad en tu materia blanca

El cerebro está conformado por dos tipos de tejidos: materia gris, la cual maneja toda la sinapsis y el comando central de tu cuerpo; y la materia blanca, la cual funciona como el centro de comunicación, utilizando axones para conectar las diferentes partes de la materia gris. Mientras más materia blanca tengas, más rápido harás conexiones importantes, así que cualquier cosa que incremente dicha materia blanca es buena.

Un estudio realizado en Holanda descubrió que andar en bicicleta hace exactamente eso: mejora tanto la integridad como la densidad de la materia blanca y acelera las conexiones en el cerebro.

Los investigadores concluyeron que “sin importar el diagnóstico, el ejercicio físico regular de una habilidad ya aprendida, tal como andar en bicicleta, incrementa significativamente la integridad, especialmente de las funciones motoras relacionadas, en los tractos de fibra de materia blanca, mientras la vida usual lleva a un descenso en la integridad de la fibra. Nuestros hallazgos implican que el ejercicio de una habilidad física ya aprendida mejora la conectividad cerebral en pacientes e individuos saludables”.

Aumento de la proteína FNDC

La proteína FNDC corresponde al factor neurotrófico derivado del cerebro, la cual regula el estrés, el estado anímico y la memoria en nuestro cerebro.

Según un grupo de investigadores taiwaneses, “después de un programa de doce semanas de ejercicios en bicicleta estática, la concentración de suero FNDC aumentó, y este cambio estuvo positivamente correlacionado con el fortalecimiento de los músculos de las extremidades inferior, pero no con el peso corporal”.

Dicho estudio, además, ratificaría lo establecido en informes previos en los que se asociaba el ciclismo con la baja en los niveles de depresión y ansiedad de algunos pacientes.

Crecimiento del hipocampo

Andar en bicicleta, junto con otros tipos de ejercicios aeróbicos, ha demostrado aumentar el hipocampo, una de las tantas estructurales cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje.

Un estudio de la Universidad de Illinois descubrió que el hipocampo de los participantes creció un 2% y mejoró su memoria y habilidades para resolver problemas entre un 15 y un 20% después de seis meses de andar en bicicleta a diario.

Adicionalmente, los ciclistas informaron tener una mayor habilidad para concentrarse y una mejorada capacidad para prestar atención.

En conjunción con todo esto, las mejoras también parecen haber contrarrestado la pérdida de funciones cerebrales normalmente asociadas al envejecimiento, ya que los científicos notaron que el cerebro de los ciclistas parecía dos años más joven que el de sus pares que no ejercitaban.

En esta línea, el profesor Art Kramer, quien dirigió esta última investigación nos invita a reflexionar:

“Cada vez más personas están viviendo estilos de vida más sedentarios. Mientras sabemos que el ejercicio puede tener efectos positivos en enfermedades cardiovasculares y diabetes, descubrimos que también puede significar una mejora en la cognición, la función y la estructura cerebral”.

Fuente: psicologosonline

Crédito de foto principal:Calidaddevidaaldia

Crédito de foto secundaria:Tubiciurbana