Experiencia MirAndes Rancagua

«Partí con mucho miedo, temor, timidez y ganas de salir corriendo, pero con el tiempo me di cuenta de que éste era mi lugar, que nada ni nadie me iba a cuestionar más que apoyar.
Agradezco profundamente esta experiencia y todo lo que me llevó de ella. Tengo las herramientas necesarias para seguir luchando y enfrentar el día a día. Y también con la convicción necesaria de que hay que seguir luchando por nuestra Salud Mental en donde no se nos culpe ni revictimice, así como también por nuestros derechos y libertad de ser mujeres.»
Violeta

 

«Mi experiencia por MirAndes, con mis monitores, fue muy bueno porque sin ellos y sin su atención no habría sido posible.»
Sylvia

 

«Llegué con miedo, desconfiada. Para mí no tenía sentido venir aquí. Con el paso de los días encontré, a través de los profesionales y del resto de los usuarios, un espacio en el que me pude liberar de corazón, sin miedo, descubrir y demostrar mis temores, mis flaquezas, mis deberes… sin sentirme enjuiciada ni débil. Desde mi creencia en Dios, que se encontraba y aún se encuentra algo dañada, pude acercarme nuevamente, aunque sea un poco, porque pese a todo lo “malo” que veo en el mundo, encontré buenas personas, corazones buenos, generosos y sinceros.
Aun me falta mucho para recuperarme, pero creo que puedo asumir que lo que me falta son ganas de vivir, un motivo y que por ahí debo partir para mejorar.»
Fernanda

 

«El estar en MirAndes ha siso la experiencia más maravillosa. Tienen grandes profesionales. Me voy con todas las herramientas que nunca vi para salir adelante. Las llevo a cada una en el corazón.
Gracias infinitas al Dr. Cristian Valdés, quien me dio la posibilidad de llegar y ser parte de esta gran familia. Gracias miles a Naty, Naty TENS, Matías y Alejandra en quienes siempre encontré apoyo. Los admiro por el trabajo y la entrega diaria. Agradezco a todo el equipo administrativo. Me voy con mi alma llena de amor y me siento afortunada de haberlos conocido.»
Daniela

 

«Excelentes terapeutas. Psicóloga muy empática y profesional. Personal tens muy humana y excelente profesional. Personal administrativo muy servicial y empático. Compañeros usuarios super buenas personas.»
Jaime

 

«Gracias por todo lo que me han brindado. Todos los que trabajan en este lugar (terapeutas) son personas maravillosas, que nos entregan las herramientas para afrontar todo obstáculo que nos presenta la vida.
De corazón les doy las gracias por ayudarme a salir adelante, por su sinceridad. Lo mismo Cristian Valdés. Lo mismo la Psicóloga por ayudarme a valorarme como persona».
Alegría

 

«Llegué a MirAndes sin expectativas de salud para mí. Sentía que nada me ayudaría a sentirme mejor. Mi paso por el hospital fue totalmente sanador y enriquecedor para mi vida. Me entregaron las herramientas necesarias para poder estabilizarme y dejar atrás los días oscuros de mi vida.»
Carol

 

¿Cómo expresar mi sentir sin dejar nada en el olvido? Tan solo agradecer este momento de mi vida y por formar parte de mi vida cuando me creí perdida, en un mundo de caos sin salida. Gracias a cada uno por sus palabras, su aliento, por no permitirme decaer en el abatimiento. Gracias por sus abrazos que me cobijaron, gracias por su comprensión en mis momentos confusos, en los que ni me entendía. Me voy con la frente en alto y con fuerzas para luchar por mí.»
You

 

Mi experiencia en MirAndes, fue una etapa de mi vida super importante, en la que aprendí a conocerme mejor, a aceptarme a mí mismo como persona, lleno de buenos sentimientos, de una forma diferente.
Los profesionales entregan todo para la gente. Es un equipo muy completo lleno de cosas buenas y virtudes, fue un paso muy lindo por MirAndes, los compañeros y el equipo de profesionales un excelente conjunto de personas.»
Mauro

 

«Solo me queda decir gracias por la ayuda, por el apoyo y el cariño. La entrega incondicional que tiene cada uno de ustedes, cada uno es un ser muy especial. Yo recomendaría MirAndes a ojos cerrados, porque es un centro terapéutico lleno de amor y nos entrega herramientas para salir adelante.»
Cristi

 

Una experiencia muy enriquecedora en todos los aspectos. Me voy muy agradecido por la calidad de profesionales que laboran acá. Sólo dar las gracias por ayudarme en un momento muy angustiante para mí. Una experiencia que jamás olvidare.»
Lalo

 

«Felicito a todo el equipo por la gran ayuda que me brindaron en mi terapia, en especial a la psicóloga Andrea, a la monitora y a la TENS Natalia, quienes fueron muy empáticas y cariñosas.
También en especial a todos mis compañeros, que fueron como mi familia.»
Vale

 

«Me tranquilizó. Me ayudó a quitarme la rabia. Me ayudó harto. El equipo es muy bueno. La Isi es la mejor.»
Claudio

 

«Ha sido la experiencia más educativa que he tenido, aprendí muchas cosas, como a conocerme a mí misma con mis problemas y a mi problema de salud mental que no tenia idea que tenía nombre y apellido. Acá hay mucha dedicación por parte de cada uno de los profesionales y auxiliar. Es como llegar a la casa de un familiar… Tengo que darles las gracias por enseñarme técnicas de dominio. Los felicito y les dejo mis mejores deseos. Seguiré visitando. Se generan lazos de amistad especial ya que nos entendemos todos y prima el respeto.»
Fernanda

 

«Mi experiencia fue buena, excelente. Estoy agradecido de todo el equipo terapéutico, aprendí muchas cosas y me enseñaron a mejorar mis problemas.»
Manuel

 

«Fue una linda experiencia desde que llegué, tanto por el personal como por los compañeros. Llevo una linda experiencia en mi corazón. Recomiendo MirAndes, por su atención y disponibilidad con los pacientes. Me despido con nostalgia por los lindos y bellos recuerdos que nunca olvidaré.»
Alejandra

 

«Haber estado en MirAndes fue un pilar fundamental en esta etapa de mi tratamiento. El ambiente que se genera dentro del grupo de trabajo con los demás pacientes es grato y agradable, así como las relaciones que se crean con los profesionales. Todo lo aprendido me sirvió de ayuda para mejorar mi relación con mi entorno y mi apreciación de la vida y de mi misma. Gracias infinitas por el apoyo y compañía en este proceso»
Anónimo

 

“Mi experiencia es de todo agrado, compañerismo, amistad y respeto. Es un ambiente grato y acogedor. No hay más que agradecer a todos los profesionales y personal en general.”
Nelson

 

“Ha sido una muy grata experiencia. Todos han sido francamente maravillosos, desde la tía del aseo hasta el psiquiatra. Siempre me recibieron con una sonrisa y una palabra de afecto.
Lograron un cambio en mí, en un mes y medio de hospitalización, que no había conseguido en 2 años (casi 3) de terapia.
Espero aplicar en mi vida diaria lo aprendido en MirAndes, todas las técnicas de manejo y control emocional; y el mindfulness, que han sido sumamente importantes.
Gracias por todo lo que lograron.”
Rocío

 

“Bueno, mi experiencia fue muy buena, conocí gente buena, el equipo médico y terapéutico es excelente. Les doy las gracias, sentí su apoyo en todo momento. Me voy más que agradecido de MirAndes.”
Anónimo

 

“En un comienzo llegué desorientado, con baja autoestima, ¡ganas de nada! Con la ayuda recibida hoy tengo las herramientas para afrontar los desafíos de mi vida. Gracias por el apoyo y ayudarme en este proceso. Hoy la vida tiene más colores.”
Edú

 

“Llegué con muchos temores y penas. A medida del paso de los días, fui conversando con los compañeros y sin darme cuenta comencé a construir lazos. Los talleres muy entretenidos, las conversaciones con los profesionales da mucha ayuda, ya que me hicieron desahogar todo lo guardado por años y tratar de cumplir con los consejos. La monitora Natalia es la mejor, su apoyo en general, su energía, su paciencia. La verdad tengo sentimientos encontrados, ya que le tomé mucho cariño a cada uno de los profesionales y para qué decir de los compañeros, las emociones que tenemos, todos nos apoyamos, compartir los breaks y el almuerzo. Los felicito por esta hermosa labor realizada. Gracias por la paciencia. Los quiero.”
Jany

 

“Ha sido muy positivo. Yo el primer día llegué con mucho miedo pues no sabía a lo que venía. Cuando llegué al grupo sentí miedo y lo único que quería era irme. Y me preguntaba ¡por qué estoy aquí? Y le dije a mi marido que quería irme. El me dijo que siguiera que esto me hacía muy bien. Y así fue. A medida que pasaban los días me encantaba venir, el día se me hacía corto, los temas que trataban eran muy buenos. Gracias por la ayuda que me brindaron.”
Rosa

“Desde el primer día me sentí muy acogida por todo el personal y respetada. Las secretarias son muy atentas y cariñosas, los profesionales excelentes. Por fin sentí que un psiquiatra me escuchó y me respetó como paciente; siempre fue muy empático y acogedor. La terapeuta es muy acogedora, siempre me hizo sentir contenida, querida y apoyada, me hizo volver a creer en mí y siempre buscó la forma de enfrentar las situaciones más complejas con cariño y respeto; me sentí querida, me sentí tratada como persona y no como un numero de ficha más. La psicóloga se preocupó de enseñarme a ver la vida de otro modo y se apoyó citando a mi familia para que entendieran y trabajaran en conjunto para mi recuperación, atenta y preocupada. El personal de aseo siempre fue muy cariñoso y acogedor.
La monitora contagia su energía y me enseñó a ser más feliz; es muy alegre, siempre estuvo atenta por ejemplo: los primeros días, cuando me sentía mal con los medicamentos, me cuidó y en días malos me escuchó, y me hizo ver que la vida puede verse de un modo distinto, aunque existan problemas y dificultades yo puedo ser feliz, aceptando a las personas y situaciones tal como son. Me enseñó a ver la vida con otros ojos, me hizo creer en mí, me hizo sentir valiosa y querida.
La TENS: siempre fue muy preocupada, cariñosa y acogedora, siempre tendiendo muy buena disposición, para aclarar todas mis dudas y responder a las mil preguntas que tenía en relación con mis medicamentos y sus efectos. De ese modo, pude enfrentar cómo me sentía, sin temor y sabiendo que era algo pasajero, muy empática, siempre estuvo dispuesta a contenerme y acompañarme en mis momentos de crisis, siempre me hizo sentir muy querida.
Mis compañeros: muy cariñosos atentos, preocupados y acogedores. Pudieron entregarme mucho amor y apoyo, dejando de lado sus propios problemas. Me siento muy feliz de haberlos conocido.
En conclusión: ¡mi estadía en MirAndes fue maravillosa! Fue la mejor decisión y la recomiendo absolutamente.”
Jo

 

“Mi experiencia en esta institución fue muy grata. Estoy muy agradecido de la excelencia que tienen los profesionales. Me sentí escuchado por cada uno de ellos. Aprendí a valorarme como persona, encontrarle sentido a la vida y buscar la felicidad.
Hoy puedo decir que es lo que deseo en mi vida, gracias a cada terapia de conversación realizada en este hospital. Gracias a todos por mi recuperación.”
Raúl

 

“Mi experiencia en MirAndes fue muy buena. Los profesionales hacen muy bien su trabajo. Me sentí muy bien acá, son muy acogedores.”
Valen

«Mi experiencia en MirAndes fue muy buena. Los profesionales hacen muy bien su trabajo.
Me sentí muy bien acá, son muy acogedores.»
Vaken

 

«Agradezco infinitamente la energía universal bondadosa por haberme permitido llegar a este Hospital de Día, en donde la acogida y preocupación constante de los profesionales y funcionarios; además de la comprensión, cariño, paciencia de mis compañeros (as), me permitieron ir viviendo y viendo la vida con otros colores. Si no fuera por este dolor y pesar no habría sido posible conocerlos. Reconocerme a mi misma en cada uno de ustedes y valorar el precioso regalo de la vida. Mi corazón está llenito de amor, cariño, respeto y agradecimiento hacia todos ustedes. Muchas gracias por comprenderme, por abrazarme y por favor sigan de la misma manera, recibiendo con todo ese cariño a quienes llegan, ayudando abrazando con esta bella unión que los caracteriza. Este momento no es fácil, aun así, sé que todos estamos un poco tristes pero felices por el paso importante que hoy me toca dar. Gracias infinitas.»
María Cristina

 

«Desde que entré a MirAndes la vida me ha sonreído más. Quiero agradecer a todos los profesionales que me atendieron. Agradecer desde el buenos días de Loreto, hasta la compañía de todos mis compañeros y compañeras. Si pudiera agradecer toda la vida, lo haría; porque me faltará hoja para agradecer la buena acogida que siempre tuve aquí. Los abrazos que a veces sin pedirlo tuve, las palabras de apoyo, la enseñanza y muchas cosas más. Gracias a Isidora, que siempre me transmitió tranquilidad y seguridad. Gracias a Andrea por enseñarme tanto, gracias a Cristian por ser un excelente psiquiatra y por estar siempre pendiente de mis necesidades. Gracias a Natalia, por ser la mejor monitora, por subirme el ánimo tantas veces y por ser apañadora como es, y gracias a la Naty tens por entregarme los medicamentos todos los días con tanta entrega y responsabilidad. Me voy más que satisfecha por esta bella experiencia, me voy feliz, feliz porque la vida me puso aquí y pucha que me ayudó. No me queda más que agradecer a MirAndes y toda su gente bella, por apoyarme a salir de mi depresión y darme las herramientas para salir adelante. Los quiero mucho.»
Catalina

 

«Primero quiero agradecer por el tiempo y dedicación que brinda el personal de MirAndes, la sensación con la cual llegué era un total malestar psicológico y físico. Con el pasar de los días, semanas y tiempo me di cuenta de que se podía volver a ser el mismo, y creo que logré el objetivo por los profesionales. Agradezco a mil por toda la dedicación y el amor y el valor que uno tiene como persona. Gracias por todo y a todas por darme la oportunidad de conocer gente maravillosa. Muchas gracias»
Dj Gonzamix

 

«Que puedo decir, lo mejor. Tanto los especialistas, Naty Tens, Naty, Isidora, Andrea y Cristian. Agradezco a Naty esa pasión y entrega a los pacientes. Naty Tens siempre con una palabra amorocita. Isidora la mejor que me hizo empoderarme como mujer. Andrea esa suavidad que transmite a los pacientes. Cristian su entrega al paciente y sus silencios que te incomodaban, pero aprendí mucho de usted. A todos los pacientes que nos convertimos en una familia, y aunque todos teníamos distintas situaciones, nos ayudábamos cada vez que uno estaba decaída. Al personal administrativo, Claudita que con una sonrisa te alegraba la mañana. Siempre estarán en mi corazón. Los extrañaré, pero la vida debe continuar.»
Paola

«Fue una muy bonita experiencia debido a los profesionales quienes trabajan en el centro y se preocupa por los usuarios.»
Coni

 

«Una oportunidad única y enriquecedora, ideal para favorecer y fortalecer el alma y la fuerza de voluntad y la inteligencia emocional.
Además de enseñarnos a autoconocernos tanto a mi como a mis compañeros. Oportunidades también que permiten obtener bienestar y confortabilidad para una mejor autoestima»
Mario

 

«Mi experiencia ha sido una catarsis. Han sacado lo mejor de mí. Las terapias son fuertes y me han ayudado a descubrir cosas de mí, que no conocía. Me sentí de todas formas, alegre, triste, enojada etc. Lo que me sirvió para sacar cosas que ignoraba, como el control de impulsos, algo que me costaba bastante.»
Sandra TNH

 

«Mi experiencia ha sido muy positiva en el paso por este lugar, lo mejor que encontré fueron las personas, con las que me encontré en este tiempo aquí. Desde las señoritas que te reciben en la entrada, excelentes seres humanos; desde ahí recibí una gran acogida de parte de todos, desde el doctor Valdés, son todos muy buenos profesionales, ambas Natalias excelentes profesionales.
Para qué decir de mis compañeros que padecen enfermedad como yo. Sentí una gran acogida y respeto y mucho cariño. Me llevo un sentimiento y bonitos recuerdos de todos ustedes, gracias.»
JERA

 

«Fue una experiencia que trajo consigo calma y tranquilidad a mi existencia. Me voy más contento y confiado en tratar de realizar mis actividades diarias con más confianza. Agradezco a todos ustedes por la entrega, paciencia y voluntad que me brindaron durante mi estadía.»
Seba

«En un comienzo cuesta acostumbrarse, y el día que logré adaptarme conocí personas amables, cariñosas, siempre dispuestas a darme un abrazo, una palabra de aliento, apoyo de alguna manera.
En cuanto al personal, personas muy cálidas, amorosas, sobre todo las “Natalias”: un par de mujeres empáticas, cariñosas, dispuestas a escuchar y apoyar de alguna manera.
Se me hizo corta la estadía. Me voy con pena, pero comienzo un nuevo comienzo, una nueva vida y nuevas decisiones.
Sin más que decir y esperando seguir en contacto con mis “veteranos” y la gente que compartí acá.»
Javiera

 

«Me voy encantada, muy contenta por el apoyo y dedicación que me brindaron en mi proceso. Recomiendo 100% MirAndes. Sus talleres, monitora, tens, psicóloga y Psiquiatra son un excelente equipo. De mis Psicóloga y Psiquiatra anteriores me quedo con los de acá.
El ambiente es muy familiar e infraestructura también, excelente»
Tabata

 

«Para mí fue una experiencia linda, acogedora a pesar de viajar todos los días casi 1 hora. Pero el hecho de salir todos los días, me sentía feliz de salir de mi casa y venir a terapia y compartir los días con mis compañeros. He aprendido muchas cosas. Ahora he practicado técnicas de talleres y sesiones con todos los profesionales. Espero salir de acá y seguir con mi vida, no digo que me mejore porque depresión igual tengo, pero tengo las cosas más claras. Agradezco mucho el apoyo de todos y sobre todo de mi doctor Cristián Valdés. Gracias, Gracias y gracias.»
Nancita

 

«Mi experiencia en MirAndes fue muy buena. Los profesionales hacen muy bien su trabajo.
Me sentí muy bien acá, son muy acogedores.»
Vaken

«Estoy muy agradecida del equipo de personas que trabajan en MirAndes. La cercanía, amabilidad y buen trato, son algo muy valioso, que no se encuentra en todos lados, y que por supuesto, ayuda mucho ayuda mucho a la recuperación en mi caso.
Me alegro de haber pasado por aquí. Siento que me ayudó bastante con mi enfermedad, pero también y más importante, por las personas que conocí. El ambiente que se genera es muy acogedor y protector. lo que ayuda en gran medida a la recuperación y a querer a las personas con las que uno comparte día a día.»
Octavio

 

«Mi experiencia aquí fue muy buena, por lo que los profesionales prestan mucha ayuda y ellos escuchan y aconsejan, enseñan a controlar las emociones, a valorarse uno como persona. Todo el equipo es excelente».
Sisy

 

«Mi experiencia en MirAndes fue la mejor por el hecho de que todas las personas que trabajan aquí, son muy amables y cálidos. Acogen muy bien y además nos hacen sentir cómodos y felices. Yo en especial me sentí feliz por el apoyo que me dieron desde el primer día hasta ahora que estoy de alta. Aprendí a sentirme feliz, aprendí a reír y quererlos a todos. Gracias por todo, los amo con el amor del Señor».
Mary

 

«Me pareció una muy buena experiencia, también el trabajo de los monitores. Un lugar de protección y ayuda donde fui capaz de superar mis debilidades. Conocí gente muy simpática, me voy del establecimiento con nuevos amigos. El ambiente es muy grato. Los talleres son entretenidos y constructivos».
Conny

 

«Mi experiencia en MirAndes Rancagua fue muy buena, debido a que cuentan con un equipo multidisciplinario completo. Desde la auxiliar hasta la monitora, siempre están ahí para darnos su apoyo y alegría a todos.
Y son esas pequeñas cosas, las que nos hacen tenerles mucho cariño y nos dé pena al partir.
Pero siempre dejan la puerta abierta para todos.
Gracias equipo MirAndes. Siempre los llevaré en mi corazón y trataré de poner en práctica las herramientas que nos dan, dando el 100%»
Morin

 

«Llegué derivada desde Fusat. “Obligada”, con alto grado de angustia. Fui recibida por un equipo de profesionales comprensivos, que me contuvieron frente a los episodios de angustia. Me sentí escuchada, valorada como persona.
Aún no termino mi proceso terapéutico, me envían a Santiago para compensar la sintomatología más aguda, pero me voy con la tranquilidad de que voy a regresar a un lugar cálido y especializado en el tema.
Es maravilloso contar con un dispositivo de psiquiatría en atención abierta en Rancagua. Es posible tener una atención integral en provincia».
Andy

 

«Buena acogida de profesionales y compañeros. Me voy agradecido por superar y poder enfrentar los protiempos de la vida».
Mirandin

 

«Mi experiencia en MirAndes fue muy buena. Conocí personas maravillosas, quienes me apoyaron en todo…»
Daniel

 

«Mi experiencia ha sido muy buena. Encontré acá muchas cosas, partiendo por la acogida, el cariño de todos los profesionales, el trato que me han dado, me han tratado con cariño y afecto, desde un saludo, un abrazo, con mucho amor. Me han hecho sentir persona. Llegué muy deteriorada. Estoy aprendiendo a quererme, a cuidar de mi cuerpo y pararme de nuevo, a interactuar con los otros, aprender a disfrutar.
Me enseñan a mirarme y creer que puedo, que soy una persona de valor.
Agradecida de todos, desde la administración que está con un saludo; el psiquiatra que me trató como persona, me miró, me escuchó y entendió mi estado; la terapeuta que desde el amor me ayuda a ingresar y volver a interactuar con todo; la monitora que con su alegría trata de motivarnos a trabajar en sus talleres; el psicólogo que escucha y guía el andar; la enfermera que nos ayuda con nuestros medicamentos, a ordenar y entender; al personal que apoya en la limpieza que se preocupa por todos.
Qué puedo decir todos, trabajan de una misma forma, uno se siente atendida de manera holística e integral, todos hacen que uno se sienta acogida. Gracias a todos. Espero que con su ayuda pueda lograr sostenerme en esta vida, con todas las herramientas que nos entregan.»
Ana María

 

«Mi experiencia en MirAndes fue muy buena. Nunca hubo malos tratos. Los profesionales eran cariñosos, sabían lo que hacían, demostrando muy buena calidad, y mostrando una buena cara todos los días. Sin duda ayudaron mucho en mi recuperación.»
Pedronnie Darko

 

«Para mí es un nuevo amanecer en mi vida. Me cambiaron la vida los profesionales. Yo que soy una persona de edad, creía que me las sabía todas, pero no fue así. Me voy feliz y contenta. No me habría ido.»
July Day

 

«Fue una experiencia especial, donde crecí y me dieron el espacio para desarrollar habilidades que creí no tenía. Hicieron que creyera en mí, gracias al compromiso del grupo de grandes profesionales de esta Cetep Rancagua.
Me voy conforme y con el desafío de aplicar lo aprendido y sólo volver a saludar a este genial equipo humano.»
Jaso

 

«Muy buena atención. Muy buena. Nada que decir.
LUEM