En un país en que el cuidado de la Salud Mental, suele relegarse a segundo plano, es usual que muchas personas accedan tardíamente al debido diagnóstico y tratamiento.

Ya sea por el estigma que en ocasiones se asocia a la Salud Mental, o por mero desconocimiento, muchas personas pueden ver afectada su calidad de vida al no tratar adecuadamente una depresión.

En este contexto, el médico psiquiatra y Director Médico de Hospital de Día MirAndes Santiago, Dr. Gonzalo Iturra, explica que, en los casos de depresión, el costo asociado a postergar el acceso a tratamiento implicaría prolongar innecesariamente el sufrimiento que viven quienes se enfrentan a esta dolorosa enfermedad.

“Cuando una depresión mayor no es tratada se prolongan síntomas como el ánimo bajo, la angustia y la falta de capacidad para disfrutar, lo que produce sufrimiento. Ese sufrimiento se prolonga en el tiempo, lo que podría ser más corto con un buen tratamiento”, indica desde MirAndes, el Dr. Iturra.

Daño neuronal

Igualmente, el problema de no acceder a tratamiento oportuno no se limita sólo a la prolongación de la sintomatología, que en la práctica implica eternizar el estado anímico de tristeza. Y es que descuidar una depresión implica además un deterioro orgánico del cerebro.

El Director Médico de Hospital de Día MirAndes Santiago es enfático al respecto. “Cada episodio depresivo deja predispuesta a la persona a tener futuros episodios depresivos, los que pueden ser más duraderos y fuertes en el futuro. En este sentido, cada episodio depresivo no tratado, va causando un cambio fisiológico en la neurona, y esta alteración produce daño al cerebro en la neurona. Con cada episodio depresivo, año tras año, que no se va tratando, se va generando un deterioro orgánico del cerebro”, subraya el profesional.

Finalmente, es clave entender la depresión como una enfermedad que requiere tratamiento. Y es que se trata de un trastorno del ánimo que junto con afectar el estado anímico, impacta en la calidad de vida y en la salud de las personas.

La depresión es una realidad que afecta a más de 850 mil chilenos (cifra que sólo incluye a quienes han solicitado un diagnóstico), la buena noticia es que puede tratarse y así recuperar el esperado bienestar.

DATO GES

La depresión es una de las patologías cubiertas por el GES, por lo que su tratamiento es un derecho garantizado por el Estado.

Más información en GES