La esquizofrenia es según el Ministerio de Salud, un conjunto de trastornos mentales caracterizados por alteraciones de la percepción, del pensamiento y de las emociones. Estos comprometen funciones esenciales de las personas, afectando el dominio de sí mismo. En consecuencia, se ve comprometida la calidad de vida de las personas que la padecen, así como también la de sus familiares y amigos.

Este trastorno se caracterizada por la aparición de alucinaciones auditivas, distorsiones, trastornos del pensamiento y síntomas negativos de desmotivación, negación de sí mismo y reducción de la emoción. En nuestro país y según este mismo organismo, tiene una prevalencia de vida del 1,02 % en la población general, según estudios realizados en Santiago.

¿Cual es la importancia de la pesquisa en la esquizofrenia?

La Jefa de MirAndes Concepción y Terapeuta Ocupacional, Pamela Maldonado, comenta que la pesquisa temprana de los síntomas de esquizofrenia permite una atención y un tratamiento oportuno, donde no solo participa la familia de la persona que está sufriendo la sintomatología, sino que también sus redes más cercanas como los colegios o sus grupos de amigos.

En ese sentido, Pamela indica que “es necesario educar a la población acerca de cuál es la pesquisa, cual es o cuales son los factores de riesgo que debemos tener, donde debemos y cuando debemos acudir a un especialista”.

Asimismo, la especialista ejemplifica con situaciones a la que hay que estar alerta:

“Cuando hay un quiebre en la estructura, uno inmediatamente tiene que poner atención. Cuando hay comportamientos que son inadecuados o que salen, por ejemplo, de lo aceptado socialmente. Cuando existe un cambio profundo en la rutina o en comportamientos también se debe poner atención. Cuando hay conductas que son de riesgo que antes no se hacían o que no se les encuentra sentido. Son parte de las cosas que hay que ir observando”.

Consumo asociado a sustancias

Pamela Maldonado también afirma que existe otra factor desencadenante de la esquizofrenia que ha estado en la palestra el último tiempo. “Otro punto muy importante que ahora hemos visto mucho, es el consumo asociado a sustancias como por ejemplo THC, lo cual es un factor riesgo asociado al diagnóstico de esquizofrenia”, dice la especialista.