#ConversemosdeSaludMental


“Mi hijo Julián llevaba casi un mes hospitalizado en la Clínica. Fue en diciembre, que es una época en que estás en familia, que estás preocupado de otras cosas. Pero con esto, no estás preocupado ni de cenar ni la navidad ni el año nuevo ni de nada; sólo preocupado de que Julián no tenía avances. Ya llevábamos 1 mes y no estaban dando resultados los remedios ni nada. Entonces nos hablaron del TEC (Terapia Electroconvulsiva)”.

Loreto García es la mamá de Julián, un joven de 23 años que hace 3 años se enfrentó a un cuadro de Salud Mental, y que recientemente, tras una crisis, debió internarse en Clínica MirAndes.

Julián era un joven normal, iba a la universidad y practicaba motocross; pero un día todo cambió y junto a su madre y su tía se enfrentaron al temor de no saber qué hacer para recuperar la Salud Mental de Julián.

Luego de buscar arduamente un centro para atenderlo, Loreto y su hermana llegaron a Clínica MirAndes, donde encontraron un espacio que les dio la confianza que necesitaban.

“Fuimos a muchos lugares, pero cuando llegamos a MirAndes vimos que era una clínica estructurada, con alguien que te recibe bien, que es lo que uno espera. Porque uno llega muy enredada y necesita que alguien te tome, te siente y te guíe”, subraya Loreto sobre su experiencia.

TEC

Con todo, la historia con Julián no ha sido fácil. Precisamente, en diciembre pasado, ante su última crisis de Salud Mental, estuvo internado durante un mes sin atisbo alguno de una posibilidad de mejora.

En ese contexto, y dado que Julián no estaba reaccionando favorablemente a los medicamentos, la médico psiquiatra a cargo de su caso se reunió con la familia y les propuso un giro en el tratamiento.

“Nos hablaron del TEC (Terapia Electroconvulsiva). Obviamente que al principio es una decisión super difícil de tomar. A uno se le viene inmediatamente la imagen de las películas, pero la doctora nos explicó todo y dijo que lo pensáramos. No nos presionó ni nada. Pedimos que nos diera unos días para investigar, y así lo hicimos. Investigamos el tema por nuestra parte y luego volvimos a hablar con las dudas que teníamos. Entonces le dimos el ok”, recuerda Loreto.

Fue así que lograron derribar los miedos que podían estar asociados al TEC y pudieron ver el cambio que tanto esperaban en su hijo.

Precisamente, el mismo Julián da cuenta de dicho cambio. “Estuve 30 días sin mejora alguna, me hicieron el TEC y al otro día me dieron el alta. Después del TEC desperté”, relata al respecto.

Por su parte, Loreto detalla que la recuperación de su hijo tras el TEC fue impactante. “Esta vez Julián salió distinto. Con otra perspectiva. Ahora él quería ayudarse. Porque las veces anteriores (tras otros tratamientos de Salud Mental) salía con medicamentos y comenzaba muy bien, pero ahí se quedaba todo. Ahora fue diferente. Ahora entiende la importancia de sus medicamentos”, destaca.

En esta línea, Julián y su familia están convencidos de que el TEC fue clave para su recuperación y volver a estar bien. Y en ese proceso, reconocen que el apoyo recibido en MirAndes fue vital.

“En MirAndes se nota el profesionalismo desde un principio hasta el final. Hay gente que te apoya de todos los aspectos, desde la secretaria, la señora del aseo, la jefa de las enfermeras que también nos ayudó un montón. Porque como familiares también estábamos en plena crisis, porque uno también pasa por esos procesos; y aquí siempre te brindan un hombro. Muchas veces me abrazaron. Es un ambiente más familiar, te acompañan en el proceso, entonces también te da una tranquilidad”, explica Loreto.

Finalmente, Loreto, a partir de la experiencia de su hijo, reflexiona sobre la importancia de conversar de Salud Mental, y cómo hablar puede ayudar a otros.

“Hay gente que también ha vivido este proceso, y si empiezas a hablar del tema, te puede ayudar. Yo creo que hoy en Chile es tan alta la cifra (de personas con problemas de Salud Mental), que en una casa por medio debe haber un familiar con este tema, pero la persona de al lado no lo sabe, porque no lo hablan. Cuando lo conversas te das cuenta que es super normal”, subraya.

Campaña

MirAndes, como parte del Grupo Cetep, está desarrollando una campaña denominada Conversemos de Salud Mental, qué busca instalar esta temática en las conversaciones cotidianas, apostando por la desestigmatización y prevención en lo que se está transformando en una crisis de Salud Mental.

“Las cifras actuales en materia de Salud Mental en Chile son graves, y el tabú en torno a ellas hacen que esta crisis no sea visible. Conversar sobre Salud Mental puede salvar vidas”, explica la Dra. Claudia Barrera, Gerente General del Grupo Cetep, sobre la importancia de la campaña.

Para sumarse a la campaña Conversemos de Salud Mental, sólo debes usar el hashtag #ConversemosdeSaludMental y compartir tu foto llamando a que la Salud Mental sea tema de conversación con tus amigos y familias.

Imagen: Familia de Julián

Te puede interesar:

¿Qué es la Terapia Electroconvulsiva (TEC)?