Cuando comienza a hacerse presente la llegada de las temperaturas más cálidas y primaverales, no resulta extraño que los cambios estacionales afecten el comportamiento de nuestra Salud Mental.

No por nada, en octubre conmemoramos el Mes de la Salud Mental y los especialistas ponen especial atención en la agudización de los cuadros psiquiátricos en esta época del año.

Pero ¿por qué ocurre esto?

El médico psiquiatra y Director Comercial de Cetep, Dr. Jorge Ochoa, explica que esta influencia de los cambios ambientales se explica por su impacto en los ritmos circadianos que regulan el tiempo de sueño o actividad en las personas.

“Es sabido en salud mental que muchos cuadros, sobre todo los cuadros crónicos de salud mental, suelen descompensarse producto de la alteración de los ritmos de la vida diaria del paciente y la pérdida de hábitos saludables. El aumento de temperaturas genera además de trastornos de sueño por exceso de calor el dejar de hacer algunos hábitos saludables, como el ejercicio”, explica el especialista de Cetep.

Según el profesional, los cambios lumínicos propios de esta estación del año son los principales responsables de la descompensación que suele darse en algunos cuadros de Salud Mental.

“Hay cuadros, sobre todo en primavera, en que uno le explica al paciente que por los cambios lumínicos hay mayor descompensación. Entonces uno les dice ‘duerma bien, llámeme si empieza a dormir mal’. Porque el dormir mal puede ser un síntoma prodómico que anticipe la descompensación de la enfermedad”, advierte el Dr. Ochoa.

Finalmente, el aumento de las temperaturas, debe ser una invitación a asumir una actitud proactiva y atenta respecto al cuidado de nuestra Salud Mental, prestando especial atención a las señales y cambios que nos puedan alertar respecto de la posibilidad de una descompensación. En ello siempre será clave respetar el tratamiento indicado por el médico psiquiatra.